El quadern blau

Reuters

La trampa del diàleg

Les estridents sirenes policials fa una setmana que no sonen igual. Les cadenes de furgones que circulen pels carrers de Barcelona, lluny de generar sensació de seguretat, intranquil·litzen. Només fa 7 dies que el Regne del Terror va arrassar poblacions senceres davant l’única via possible per un hipotètic diàleg: que Catalunya digui què vol. Els autèntics camises blanques van ser apallissats amb odi, ràbia i, sobretot, impunitat.

Ahir dissabte, un cop celebrat el referèndum gràcies als cossos de centenars de milers de persones, aquells qui fa 7 anys que es posen de perfil davant del conflicte van sortir al carrer a donar lliçons de templança, serenitat i maduresa. 5.500 persones, segons la Guàrdia Urbana, van onejar banderes de rendició d’una batalla en què s’havien mostrat passius, confiats que la secessió era altament improbable. Equiparaven responsabilitats entre governs i demanaven asseure’s a “parlar”, com si l’important fos el fet en sí i no el que se n’extregui. És la trampa del “diàleg”, entès com a finalitat en si mateixa i no com un mitjà.

És sempre positiu que la gent es mobilitzi per forçar un estadi concret. Des del 2010 milions de catalans han exercit aquest dret cada 11-S. Però en la petició de dissabte, comprada principalment per comuns i socialistes, ens hi podríem haver trobat qualsevol demòcrata sense extreure’n cap conclusió més que la taula sempre ha existit, que hi seiem sols, i que la solució només es pot comptar a través dels vots (que van poder ser exercits en multitud d’ocasions, l’última de les quals va ser diumenge passat, donant una clara victòria a l’independentisme). Només cal recordar les paraules del vicesecretari de comunicació del PP, Pablo Casado, mentre el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, es mostrava disposat a parlar “sense condicions”: “Ni mediación ni negociación. Los golpistas irán a los tribunales”.

Potser qui no té pressa, perquè no s’hi ha jugat absolutament res, la dilatació dels tempos li continuïn sent indiferents. Però mentrestant, i com explicava brillantment el periodista Arturo Puente, la repressió de l’Estat segueix el seu curs ja per vies independents de qualsevol gir dramàtic dels esdeveniments. El Major dels Mossos, Josep Lluís Trapero, el president d’Òmnium, Jordi Cuixart, i el president de l’ANC, Jordi Sànchez, van acudir divendres a l’Audiència Nacional, acusats de sedició, un terme encara a desenvolupar que pot comportar penes de presó de fins a 15 anys. Perquè, malauradament alguns vulguin dibuixar-ho tàcticament així, no es tracta de la figura de Mariano Rajoy, ni tan sols del PP, sinó d’un sistema podrit i putrefacte.

De la taula un no se n’ha d’aixecar mai, si bé qüestionar-se els interlocutors. Ara bé, mentre aquí apretem el fre, entre discrepàncies internes del PDECat i les exigències del Col·legi d’Advocats de Barcelona (el qual, recordem-ho, només s’està asseient amb la Generalitat: i ja em diràs quin tipus de mediació és), l’executiu central envia 150 policies especialitzats a l’Aeroport de Barcelona. I la independència “real” de la que parlava l’expresident Artur Mas al Financial Times se’ns va escapant d’entre les mans, com la sorra fina. Cada dia de retard en la Declaració d’Independència és un dia més que guanya l’Estat per assegurar el control de les infraestructures.

El context obliga el Parlament de Catalunya a protegir efectivament els seus ciutadans davant la repressió indiscriminada, desconnectant totalment de la legalitat espanyola. “No tenim cap indicació que hi hagi cap altra alternativa que la violència contra la gent que vulgui defensar les institucions catalanes. Necessites un instrument que et faci més fort i no una actitud que et faci més feble”, assegurava el filòsof Jordi Graupera en declaracions a RAC1.

Un sistema de justicia que deixi d’atemptar contra la llibertat d’expressió, reunió, premsa i vot i un cos policial que no executi sentències basades en aquests preceptes només ho pot aconseguir la DI. El fracàs en l’intent d’alliberament tindria els mateixos efectes que no intentar-ho i assumir un país sotmès a l’arbitrarietat del poder de l’Estat, a partir del seu monopoli de la violència.

No són temps per fer-nos enrere ni mercadejar políticament amb el patiment de tants que van posar en risc la seva integritat física perquè la votació fos vinculant. Hi ha un resultat a aplicar i que, a més a més, és l’únic mecanisme per resistir l’embat. Qualsevol unionista català ha de veure avui en la DI el mètode únic i més eficaç perquè s’arribi a la mediació tan esperada que pugui garantir l’encaix de Catalunya a Espanya. L’esperança d’una Espanya unida passa per situar Catalunya en peu d’igualtat, reconeixent-ne la sobirania.

Anuncis

Un día por carreteras etíopes

[Publicado originalmente en el blog interactivo ‘Historias de Viaje’]

El bullicio, el polvo, los edificios a medio hacer, las bocinas de los taxis, las avenidas llenas de coloridas barracas de bebida y snacks, los jóvenes universitarios bien peinados soñando con cambiar el mundo. Dejar Adís Abeba, con la brújula puesta hacia el sur, significaba escapar de todo eso para adentrarse en un largo camino lleno de miradas indiscretas (haz click en los subrayados para ver más información), presentes pero invisibles, que colonizan las inmediaciones del mayor río nacional: la carretera.

Era la primera vez en 25 años que el gobierno etíope anunciaba un estado de emergencia, abrumado por el conflicto tribal entre las regiones norteñas de Oromia y Amara. Justo una semana antes, 52 personas murieron en una avalancha humana provocada por la intervención policial en un festival.

Era un martes de octubre cualquiera, excepto por el hecho de que siete días antes Etiopía había activado el estado de emergencia. Tesé, nuestro guía – reconocido por sus compañeros de profesión como un perro viejo- nos había dado tres directrices claras: no habría cambios de plan; no circularíamos una vez puesto el sol; y no nos pararíamos más de la cuenta para evitar aglomeraciones a nuestro alrededor. Así que, a pesar del largo camino que nos separaba de nuestro primer destino – Arba Minch-, no salimos de la capital hasta una hora prudente de la mañana, que acabaron siendo las nueve. Continua llegint

Sembrados de bombas

La metralla se ha convertido en abono en el patio del señor Bahje. En las alargadas carcasas metálicas que condenaron a Laos a ser el país más bombardeado por cápita de la historia, crecen ahora especias y flores. La de Bahje es la última reminiscencia de la aldea de las bombas, bautizada así por la curiosa transformación de los explosivos arrojados por el ejército estadounidense –entre 1964 y 1973– en objetos de decoración. Vida donde antes había muerte.

Pero la provincia laosiana de Xieng Khouang, de 250.000 habitantes, no es un alter ego de su parcela. Los 80 millones de bombas de la llamada Secret War –operaciones norteamericanas enmarcadas en la guerra de Vietnam para frenar los suministros de Laos hacia Ho Chi Minh– que quedaron sin detonar por fallos en su diseño o lanzamientos desde baja altura, siguen masacrando a su pueblo.

El mismo modelo que expone Bahje en una de las estanterías de su choza, convertida en un museo para la concienciación de pequeños y mayores sobre los riesgos de estos artefactos, acabó en marzo con la vida de Kia en la población de Nong Phet, al norte de Phonsavan. La cría de 10 años estaba jugando con sus amigos cuando la guerra fría le estalló entre sus manos diminutas. Otros 13 niños fueron heridos.

Continua llegint

“El periodisme cal més que mai per contrastar i verificar les dades”

El divendres 9 de desembre vaig debutar al Catalunya Vespre (a partir del min. 10), a l’espai de tertúlia que dirigeix la periodista Silvia Cóppulo. Els temes: el cas Nadia Nerea; l’eventual avançament del referèndum; les enquestes sobre el sobiranisme al País Basc; i la decisió del Tribunal Suprem de considerar la panera nadalenca com un “dret adquirit” dels treballadors.

Vaig tenir el plaer de compartir taula de debat amb en Manel Manchón, l’Anna Arqué i en Joan Cañete.

http://www.ccma.cat/audio/embed/943508

Domènech: “Dubto que el TC es confronti amb l’Estat si convoca un referèndum”

[Publicada originalment a ElNacional.cat el 05/06/2016]

Va ser la figura revelació de les eleccions generals del 20-D i ara totes les enquestes apunten que millorarà resultats. Xavier Domènech (Sabadell, 1974) torna a ser el cap de llista d’En Comú Podem, amb l’objectiu de consolidar-se com a confluència guanyadora a Catalunya per forçar un canvi a Espanya. Domènech aposta en aquesta entrevista a El Nacional perquè un govern de l’Estat convoqui un referèndum “com més a prop de l’inici de la legislatura millor”. Dubta que el Tribunal Constitucional s’hi confrontés, però assegura que si això passés, “entraríem en un altre tipus de conflicte”. El que té menys clar és com s’aplicaria la independència en cas que fos l’opció guanyadora, apuntant que “s’hauria de veure com es faria el pacte polític, com es faria legalment”. En qualsevol cas considera que allò important és “que es faci la pregunta i es respongui”.

Continua llegint

Bengoa: “España no está preparada para una gran pandemia”

Pedro Sánchez lo presentó domingo 15 de mayo en Barcelona como su ministrable de Sanidad. Rafael Bengoa (Caracas, 1952) es exasesor en sanidad de Obama y exconsejero de Sanidad del País Vasco. Y tiene un plan: aliarse con la tecnología para transformar el modelo sanitario.

Foto de Sergi Alcàzar

Bengoa recibe a El Nacional en el marco de un ciclo de la sección de Estudios Políticos, Jurídicos y Sociales del Ateneu Barcelonès, justo en medio del gran jardín de uno de los principales centros del debate intelectual de la ciudad. El canto de los pájaros acompaña sus palabras y la brisa primaveral otorga un aire distendido a la entrevista. Firme defensor de la sanidad pública universal, sostiene que uno de los “grandes errores” del Gobierno de Mariano Rajoy ha sido la “falta de visión” sobre el modelo asistencial.

El Partido Popular ha tomado en esta legislatura muchas decisiones polémicas. Una de ellas fue la de negar la asistencia sanitaria a los sin papeles. Muchas comunidades se rebelaron, entre ellas el País Vasco, cuando usted era consejero de Sanidad. Entonces dijo lisa y llanamente que se iba a “desobedecer”.

Más que desobediencia civil era simplemente un razonamiento casi gestor, porque sabíamos que iba a ser peor no atenderles que atenderles. Acaban en urgencias y sale más caro. A parte del tema humano. Por lo tanto, era como absurdo de tres o cuatro formas. Entonces dijimos en el consejo interterritorial que no lo íbamos a hacer, no creo que dijéramos ‘vamos a desobedecer’. Lo que haces es seguir el decreto, pero luego compensas para que sí puedan ser atendidos, porque en un país descentralizado como el nuestro puedes hacer eso.

Hubo hasta 541 casos de exclusión asistencial entre agosto de 2015 y marzo de 2016, algunos de ellos incluso mujeres embarazadas y niños que sí que deben ser atendidos. ¿Por qué cree que ha pasado? ¿Están los médicos poco informados? ¿Les acarreará consecuencias?

Si tú dices que la sanidad es parte de la política migratoria, en este caso por parte del PP, empiezan a desencadenarse situaciones en las que hay facultativos que siguen esta línea. Creo que no es de recibo que un gobierno esté haciendo política migratoria a través la sanidad. Me parece una equivocación.

No es de recibo que un gobierno esté haciendo política migratoria a través la sanidad

¿Pero cree que se debe más a la politización de la sanidad o a que los médicos no conocían bien las consecuencias?

Hay un momento en que los médicos no sabían qué hacer… Pero en general fue al revés: la mayor parte de ellos sí atendieron a la gente y hubo algunas personas desatendidas, creo que ninguna muy grave. En todo caso, va a haber dramas cuando sigamos con esa lógica y vengan los inmigrantes formalmente, como sirios e afganos. Espero que cuando estos entren lo puedan hacer de forma organizada en el sector, para ser atendidos.

En el año 2014 usted publicaba en su blog que el sistema sanitario necesita cambios organizativos, de gestión y tecnológicos. En este último punto usted apuntaba a utilizar la tecnología para conectar con los enfermos, monitorizándoles desde casa. ¿Qué riesgos existen de esta virtualización de la sanidad?

Hay más virtudes que riesgos. La virtud es que ahora, por ejemplo, en este patio, un tercio de las personas tiene una enfermedad crónica. Diabetes, hipertensión cardiovascular crónica… Y son personas que no están siendo seguidas. La revolución digital en la sanidad aún no se ha dado y hay que acelerar el paso para que de estas personas pueda saberse hoy, por su médico, mientras están aquí, que están empeorando, porque han mandado algo de información. Puedes esclarecer que esa persona allí está gestando una diabetes y enviar un médico a verle, en lugar de que aparezca por urgencias dentro de una semana completamente descompensado. Queremos que la gente no llegue al hospital, que acabe en la parte más cara del sistema. La digitalización nos permite hacer una medicina no presencial y proactiva.

¿Y la parte negativa?

Hay gente que dice que hay una deshumanización. Pero yo creo que es casi lo contrario, una forma de conectar a la gente y humanizar el proceso. Por ejemplo, hay muchas personas hoy en el barrio gótico solas, en esta especie de epidemia de soledad que tenemos, a las que sólo visita un trabajador social cada dos días… ¿Por qué no montar una infraestructura para que puedan estar en contacto con el sistema, hablar y conectar con otras personas como ellos, aunque sea virtualmente a las dos de la mañana?

Aunque hubiera estos cambios, ¿se tendría que inyectar más dinero en la sanidad, teniendo en cuenta, además, de que el PP ha reducido el gasto en 10.000 millones de euros?

Sí, hace falta invertir para tener una digitalización porque, aparte de lo que estamos comentando, estés o no enfermo tu deberías poder ver a las dos de la mañana la información clínica del último análisis del laboratorio que te han hecho. Y lo debes poder hacer. Igual que hoy puedes pedir una pizza a las 2 de la mañana, tienes que poder ver tu información clínica. El ciudadano tipo debe poder estar controlando su información de salud más y aún más digitalmente y a distancia.

El ciudadano tipo debe poder estar controlando su información de salud más y más digitalmente y a distancia

Por lo tanto, más dinero.

Supone una inversión. En el País Vasco invertimos casi 15 millones de euros y somos 2 millones de personas. Pero se sabe que el retorno de la inversión ocurre al cabo de 3 años. Y a partir de ello ya es todo más eficiente. Muchas veces tienes que invertir para ahorrar en el tiempo.

¿Por qué no se ha hecho antes?

Primero, porque no se tiene claro en el partido del Gobierno el potencial que hay detrás de estas cosas. Y segundo, porque no se tiene una visión del modelo asistencial que se quiere construir. Si tú no sabes exactamente el modelo que quieres, haces cositas pero no lo desarrollas completamente. La falta de visión para que sea sostenible y de calidad ha sido uno de los grandes problemas de esta legislatura.

En los últimos años ha habido aparición de virus nuevos como la gripe A. En el 2010 se tiraron a la basura hasta 10 millones de dosis. ¿De qué manera, si usted fuera ministro, se tendría que organizar este país para que no vuelva a suceder una cosa así? 

El gran despilfarro aparente no fue que se compraron demasiadas jeringas, vacunas, etcétera, porque muchas se pudieron revender. Más importante que eso es que España no está preparada aún para una gran pandemia de algún virus o bacteria que se haya mutado. Creo que hemos aprendido algo de la gripe A, zika y ebola, pero si uno mira para atrás, en los últimos 30 años ha habido 30 enfermedades emergentes. Sabemos que va haber más y la OMS y los especialistas infecciosos dicen que alguna de esas va a ser una mutación muchísimo más virulenta de la que hemos tenido.

¿Tenemos que asustarnos?

No es para asustar a la gente, pero es importante prepararse bien para esa eventualidad, y aún no lo estamos. La otra cosa es que va a ser mejor tener un sistema público muy resiliente para enfrentarnos a eso, organizado y no fracturado con trocitos de privatización aquí, otro invento de gestión en el otro lado. El sistema público no es sólo bueno para atendernos cuando nos ponemos enfermos, sino que ante una de estas eventualidades será importante que sea fuerte.

Desde el 24 de diciembre, el colectivo de enfermería no puede prescribir medicamentos. Seis comunidades han interpuesto un recurso. ¿Qué le parece la medida?

No creo que hiciera falta entrar en estos temas con un decreto. Hay una especie de tic en Madrid de entrarle a todo por decreto, con la idea de uniformar continuamente el país, cuando éste funciona muy bien con una cierta uniformización para que nos atiendan más o menos igual en una parte u otra de España, pero dejando que cada comunidad se exprese sobre muchos temas organizativos.

Hay una especie de tic en Madrid de entrarle a todo por decreto

¿Por qué se ha hecho, pues, este decreto?

Este decreto se ha hecho para decir ‘vamos a encontrar un modelo único de esto’. Es verdad que hay un componente legal detrás de la prescripción, una responsabilidad y, por lo tanto, hacía falta un envoltorio legal. Pero creo que la enfermería está siendo infrautilizada en España, en términos de su potencial. Eso era una de las líneas de trabajo. Sin embargo, ya mirando a la enfermería, les diría que no es lo más importante que les puede ocurrir. Me parece que se han obsesionado con la cuestión de la prescripción y no han visto todo el potencial que hay en la digitalización.

De hecho, el colectivo es de los más buscados en el mundo…

Sí, están reclutándolos en otros sitios y habría que frenar esa pérdida.

En todo caso, y volviendo a la primera pregunta, en Catalunya se está redactando un decreto para que puedan prescribir.

Las enfermeras deben poder prescribir. No sé hasta dónde… No veo por qué una comunidad no puede de repente desencadenar un proceso para que puedan hacerlo. Pero yo abriría en ese decreto catalán las otras áreas que he mencionado.

¿Qué es más importante: la titularidad del servicio o la prestación? La titularidad de un centro puede ser privada, pero la prestación puede ser pública. Hay quien dice que esto es privatizar.

No es privatizar. De hecho hemos vivido muchos años, y sobretodo en Catalunya, en esta situación. Lo importante es alejarse de un debate estéril de qué es público y privado y decir: ¿cómo puede cualquier infraestructura en una comunidad ayudar a mejorar la salud de una población de esa comunidad?

Foto de Sergi Alcàzar

En Catalunya se han expulsado recientemente a dos clínicas privadas que descargaban a una pública incapaz de atender a todo el mundo. ¿Bengoa hubiera actuado de la misma forma que Toni Comín?

Es posible que sí, no me atrevo a valorar esta decisión porque cuando estuve como consejero en el País Vasco hice más y más operaciones dentro del sistema público y menos en el privado. El discurso público-privado creo que no añade valor. Si puedes hacer esta actividad dentro de tu sistema porque crees que tiene margen de maniobra es lógico en un sistema público con impuestos públicos traerlo a lo público.

Usted ha defendido que no hay nada que demuestre que la privada mejora la calidad y el coste. ¿Hay algo que demuestre lo contrario, es decir, que la pública sí lo hace?

Desde la época de Ernest Lluch estamos dando por el 6,5% del PIB prácticamente todos los servicios que aparecen en la medicina, así como medicamentos y tecnologías. No creo que se pueda decir que el sistema público haya sido ineficiente, sino muy eficiente. Ha manejado la sanidad con poco dinero relativo a otros países europeos con unos resultados bastante espectaculares. Cuando en Madrid y en València se defendía la privatización de ciertos servicios porque eran más eficientes, no hay ningún documento de gestión que justifique esa frase. Pero me intento alejar de estos debates, porque veo que añaden más calor que luz. En el sector, lo que buscamos es cómo hacerlo mejor, y tienes que tirar de todas las infraestructuras.

El sistema público ha sido muy eficiente

Afirmaba en una entrevista que el sistema está excesivamente burocratizado, que necesita más agilidad. En palabras suyas, y le cito, “hay que dar más margen de maniobra a los directivos para que puedan mover personal y que todo no esté tan condicionado a un contrapoder sindical”.

Eso es así. Poder montar un nuevo modelo donde la atención primaria y la hospitalaria estén trabajando juntas con los servicios sociales y un enfermero pueda atender a un paciente en su casa porque parece que se está descompensando. ¿Qué tengo que hacer, si no? ¿Ir a preguntar a los sindicatos a ver si están de acuerdo con que vaya una enfermera?

¿Entonces?

Lo que tienen que tener los directivos es margen de maniobra para usar, por ejemplo, 10 enfermeros en atención comunitaria en vez de lo que venían haciendo. A veces el poder sindical se resiste a ello y entonces entramos en una enorme paradoja entre los que queremos tener un sistema público fuerte y resiliente. Vemos que son los sindicatos quienes frenan construirlo, cosa que ellos obviamente no quieren, pero como razonan en términos de ‘no se mueven fichas aquí hasta que nosotros estemos acordando algo’…

Antes lo mencionábamos de pasada. Hay autonomías que utilizan más dinero para la sanidad y hay otras que menos. ¿Es bueno el modelo o debe cambiarse?

La descentralización ha ido probando unos resultados bastante espectaculares. Es evidente que se debe ir hacia un modelo donde se vaya progresivamente uniformando cuánto se debe gastar en sanidad. Ahora todas están infrafinanciadas por una razón muy simple, y no es mala voluntad política. La demografía hace que tengamos más personas mayores, más enfermedades crónicas y un 4% más de demanda. Eso no se puede atender con el presupuesto de hace 5 años. Atender la demanda del 2016 con el presupuesto del 2010 es absurdo y está siempre tensionado el sistema.

Se debe ir hacia un modelo donde se vaya progresivamente uniformando cuánto se debe gastar en sanidad

¿Qué papel tiene el Ministerio de Sanidad en este contexto?

Tiene que hacer dos cosas. Meterle sólo más dinero a esto no basta, hay que transformar la sanidad, yendo hacia el modelo que he comentado. El ministerio podría crear un entorno favorecedor para que las comunidades hagan esa transformación. Hay algunas moviéndose ya en esa dirección y otras no.

Foto de Sergi Alcàzar

¿Qué sensaciones tiene de cara al 26-J?

¿Hay algún partido de fútbol? [Se ríe] Creo que convendría que la gente votara sabiendo quién está defendiendo el Estado del bienestar y quién no. Pero que también sepan que algunos están sugiriendo, como Podemos, hacerlo metiendo más dinero y más impuestos, y eso no basta. Hace falta más dinero y transformar, y que yo sepa sólo el PSOE lo dice en su programa. En cambio, el PP no tiene la visión de que hay que proteger el Estado del bienestar y lo está dejando evolucionar con demasiados recortes hacia un sitio que nadie sabe.

¿Y Ciudadanos dónde se situaría?

No conozco bien el proyecto. Pero no habla de transformación.

¿Qué ha fallado que se pueda cambiar a corto plazo?

Hay que revertir dos cosas: la universalización y aquella política de que si los jóvenes os vais a Alemania en seis meses perdéis el derecho a ser atendidos. En inmigración, es absurdo no atender a personas que, de todos modos, te van a aparecer después en urgencias, donde sí les tienes que atender, pero te vienen en mal estado y te salen mucho más caras. A todos sus niños hay que vacunarlos porque si no en el cole van a estar contagiando. Y sobre los copagos hospitalarios, los cálculos estaban muy equivocados y el montaje de instalarlo iba a ser más caro que el dinero que se iba a recuperar.

¿Quién les ha asesorado?

Todo ello son cosas que van haciendo directivos del sector en Madrid porque creen que eso es lo que hay que hacer porque Montoro ha dicho de recortar un poco más. Pero está fuera de una estrategia. El PP sí que sabe dónde va en temas de Fomento, en energía, pero en sanidad nadie me consigue contestar cuál es el plan a diez años.

[Entrevista publicada originalment a ElNacional.cat]

Iceta: “Si el Govern no tira endavant amb la CUP els pressupostos, ja sap on és el PSC”

[Entrevista publicada originalment a ElNacional.cat]

Miquel Iceta, primer secretari del PSC, defensa en aquesta entrevista amb El Nacional la proposta de reforma federal de la Constitució i nou Estatut de Pedro Sánchez i assenyala que si fracassés a Catalunya preferiria una llei de claredat com la canadenca i un referèndum com el que planteja per al Quebec. També afirma que si el Govern no aconseguís tirar endavant els pressupostos amb la CUP ja sap on és el PSC.

La trobada de Pedro Sánchez i Carles Puigdemont dimarts a la Generalitat va ser inèdita per molts motius. No hi ha hagut diàleg en 4 anys, Sánchez no és president, ni, ara com ara, candidat a una nova investidura… Li va aconsellar vostè que es reunís amb el president?

Sí i no. Quan el president Puigdemont va prendre possessió, Pedro Sánchez el va trucar per felicitar-lo i li va dir que s’havien de veure. Tenien aquest compromís mutu. Però és veritat que quan hem parlat [amb Sánchez] i m’ha dit que pensava fer-ho, sempre li he dit que em semblava molt bé. Sánchez ha volgut fer un gest en el sentit que el canvi serà diàleg. Un gest clar, volem canviar absolutament l’escenari. El tema de fons requerirà temps, però hi ha moltes qüestions del dia a dia que, amb dos governs que parlin, seran més fàcils de resoldre. És un gest polític interessant, polític i intel·ligent. Cap dels dos ha volgut amagar una discrepància de projecte, però s’han compromès a mantenir un fil de diàleg.

Continua llegint